lunes, 4 de mayo de 2009

Otra invitación

Corren días de primavera y rumores de revolución entre los biorritmos que nos dominan. El campo florece, este año más que nunca, y los colores se multiplican. Las romerías brotan por los pueblos de Andalucía y el segundo domingo de mayo, como cada año, Moguer se va de romería para rendir tributo a la Virgen de Montemayor y a la fiesta en estado puro, porque festejar es compartir y los chozos de esta romería no tienen puertas: el que pase por delante y no acepte una invitación es un sieso.

La tradición viene de los años 50 del siglo XX y hoy es una de las más originales de la provincia porque carece de casas y construcciones (si exceptuamos la casa original del coto de Montemayor: la casa de los Velos) y todo se monta en un espacio natural y abierto con casetas de lona y los típicos chozos de Moguer, construidos con palos y hoja de eucalipto, todo reciclable y procedente de plantíos que se prestan a la corta.

La ermita se construyó originalmente en el siglo XIV y fue reconstruida hace tres décadas. Está enclavada en el lugar en el que el pastor Alonso Núñez la encontró. La había escondido allí el párroco del pueblo durante la invasión musulmana del siglo VIII. Se dice que el pastor la llevó al pueblo tres veces y tres veces volvió la imagen a la encina, razón por la cual se construyó la ermita en este lugar desde el que se puede ver una magnífica panorámica de Moguer, especialmente al atardecer, cuando el sol se pone tras la iglesia mudéjar.


Juan Ramón Jiménez también se dejó sorprender por el efusivo marianismo de los moguereños, lo que dejó plasmado en su poema:

OTRA ORACIÓN A LA VIRGEN MARÍA
( en Lourdes, pensando en mi Virjen morena de Montemayor )

Mi alma quiso embriagarse del olor
que tu flor de salud da al peregrino,
y me inundaste el alma con el fino
aliento delicioso de tu flor.
Yo me llegué hasta ti muerto de amor,
a que tú iluminaras mi camino,
y de tu corazón brotó un divino
manantial de suavísimo fulgor.
Yo quisiera fundir mi pobre vida
con tu mirar y en él siempre flotar....
Al beso de esta clara despedida,
regada con el agua del llorar,
ha entreabierto tu flor sobre mi herida
para siempre tu gracia respirar

Invito a todo viajero pasional a que descubra cómo es Moguer de fiesta.
_____________
La foto de más arriba es de Higinio Coronel
(http://www.higiniocoronel.com)